Escoliósis y Yo·Historias

Cómo superas la ineptitud del sistema de salud en Chile. – Parte 1


Recordarán que hace un tiempo les conté que estoy con una enfermedad que me tiene a veces en cama por semanas, y aún cuando me siento bien, debo vivir encerrada entre cuatro paredes.

La vida de una persona enferma en este país, no es muy agradable del todo.

Más cuando vives en región y no tienes un diagnóstico definitivo, te lo pasas de médico en médico, y cada uno de ellos se cree el dios que te salvará de tus pesares, y al cabo de una hora, te dice “lo sentimos, siga participando”. Y comienza tu odisea nuevamente. 

Ya casi he perdido la cuenta de cuantos médicos he visitado, cuantos tratamientos me han recetado y cuántos me han prometido solucionar mi “problema”, pero sin ningún resultado. 

Y claro como no vivo en la capital de Chile, al sistema de salud, poco le importa cómo vive, o al menos intenta sobrevivir, la gente en provincia.

Me han diagnosticado, desde una fractura de fémur, pasando por lumbago, hernia y hasta una fractura de columna.
Claramente ninguna es cierta, pero lo cierto es, que no puedo caminar de manera normal, y a veces simplemente NO puedo; Creo que yo podría dar un mejor diagnóstico de lo que padezco, pero claro, no soy médico, no puedo saber más que ellos. Y así me la he llevado ya casi tres años, de los cuales uno completo ya llevo con licencia médica, lo que significa, estar prácticamente con arresto domiciliario, ya que estás encerrada entre cuatro paredes, sin haber cometido delito alguno, pero como el sistema de salud de mi país es taaaaan bueno, heme aquí, sentada frente al pc, contándoles mi historia.

Lamentablemente vivo en Chile, el país de la mala salud, mala gestión, mala disposición, y mal, todo mal… bueeeeno hay excepciones, pocas, pero las hay.

Algunos han tenido el descaro de decirme, “la suerte tuya, te pagan sin trabajar”claro ¬¬ , seguro que revolcarte en la cama de dolores durante semanas es gratis…
No los culpo, a todos nos gustaría tener un “año sabático”, pero no a costa de esto, no señor.

Cuando te das cuenta que estás enfermo, comienzas con todo el entusiasmo, crees que a la primera te dirán, “tienes tal y tal cosa, con esto se soluciona”, pero cuando ya llegas al tercer o cuarto erudito de medicina, y que éstos te mandan a buscar a otro, ya las ganas se te van al suelo y comienza en tu cabeza un hoyo negro que de a poco va consumiendo tus fuerzas.

Bueno, como les decía, vivo en Chile, y aquí rige el lema, “Para qué hacer algo mal, si lo puedes hacer como las weas (peor)”.

Y claro, si uno cree que con estar afiliado a un sistema de salud y pagar mensualmente el alto valor que éste puede llegar a costar, tienes asegurado tu alivio inmediato, FORGET IT!

Ese es el peor y gran error que todos los que hemos pasado por esto cometemos, creemos en el sistema, pero lo que no sabemos es que somos NOSOTROS, los que realmente debemos luchar por nuestro alivio.
Y va a depender de… QUÉ TAN ALTO SEPAS GRITAR.

Continuará…

 

Cheers! ღ

Un Té con Pijamas™

Anuncios

❀ Gracias por leerme, deja tu opinión ❀

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s