Historias

Ella


La noche se desvaneció, y allí estaban los dos, enredados, anestesiados.
El mundo era solo para ellos, no existía nada más.

Ella despertó y se quedó en silencio, impávida, sonriente, no sabía por qué sonreía,
solo sabía que en ese momento, ella era la más feliz del mundo.

Como comiendo una caja de bombones, es la sensación que tenía,
adrenalínica y con miles de mariposas revoloteando a mil por hora en su estómago.
¿Es acaso esto real? ¿Se puede ser así de feliz?
eran las dos preguntas que se hacía cada un minuto en su cabeza.

Frente al espejo del baño, se miraba y no podía con tanta felicidad,
lentamente se inclinaba hacia atrás y al verle sobre su cama,
una leve sonrisa de satisfacción afloró en su cara.

Era el hombre perfecto, aquel que siempre había imaginado,
era aquel que sin ella pertenecer a este mundo no quería.

Cheers! ღ

Un Té con Pijamas™

Anuncios

❀ Gracias por leerme, deja tu opinión ❀

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s