Escoliósis y Yo

Estar enfermo en Chile: La odisea para conseguir especialista


Cuando estás enfermo en este país, y vives en una región alejada de la capital, en mi caso hacia el norte de Chile, lo más probable es que el hospital de tu ciudad no cuente con el especialista que necesitas, y si además tu enfermedad NO pertenece al famoso AUGE, estás condenado amigo, ¿por qué?

Porque el auge te garantiza un tiempo estimado mínimo de atención, que incluye el traslado a la capital donde puedes atenderte sin problemas, pero en el caso mío y el de MUCHOS, que no estamos en el auge y que además no contamos con el especialista necesario, nuestra lucha por nuestro bienestar es larga, dolorosa, triste y muchas veces humillante.

Primero, debes pedir una inter-consulta, y para eso tienes que estar a MERCED de las brujas de blair que trabajan en los hospitales (suelen ser unas señoras viejas con cara de perro bulldog y que se molestan cuando tienen que hacer su trabajo y con cada palabra te lanzan un hechizo o un ladrido), debes llegar a la ventanilla poner cara de niña buena y con la sonrisa en la cara aunque te manden a la mierda. Da lo mismo si estás grave o no, ellas te van a mirar igual con esa cara de perro bulldog y te dirán casi siempre las típicas frases: “TIENE QUE ESPERAR”, “NO HAY HORA”, “NO HAY MÉDICO”, “EL MÉDICO ESTÁ DE VACACIONES”, o la peor y más vergonzosa de todas, “TIENE SUERTE, QUEDÓ EN LISTA DE ESPERA”.

Bueno, yo pasé por la lista de espera, de hecho aún estoy en dicha lista esperando un Neurocirujano desde Abril del 2015.

Por la gravedad del asunto, me dijeron que la inter-consulta la pidiera a través de un traumatólogo, cuál fue mi asombro al saber que tenía cita médica, pero que “LA FECHA MÁS CERCANA ES PARA EL 16 DE ENERO DEL 2016”, o sea diez meses después, al menos mi enfermedad aún no contempla un final mortuorio, pero sí una invalidez, y es cuando tu estás en tu odisea que te vas enterando de las falencias horribles del sistema de salud, como el que hay personas con cinco y hasta diez años en lista de espera por un especialista, personas que han muerto esperando por uno, y ahí te entra ese miedo donde vez todo tu futuro negro.

Decidí reclamar y con todo lo que tenía, llegando hasta el servicio de salud de mi ciudad. Después de pelear por aquí y por allá, logramos que me dieran una cita médica. Me hicieron la inter-consulta para enviarme a la capital donde están los especialistas que necesito, pero… OBVIAMENTE NO TODO ES COLOR DE ROSAS, el hospital en Santiago me negó la atención porque cuentan con un total de 3942personas en lista de espera, el hospital y el servicio de salud comenzaron en paralelo a discutir -aunque yo creo que ROGAR- porque pudieran hacerme un espacio en su agenda, pero después de dos e-mail en donde la cifra aumentaba del uno al otro, la respuesta continuó siendo un rotundo no.

El año continuó, y solo se limitaban a darme cada mes, licencia médica y yo de cuando en vez iba a parar a urgencias, la última fue en diciembre, donde estuve hospitalizada, y donde se “suponía” que ya por la ultra gravedad del asunto el traslado para mi era sí o sí, peeeeeeero NO, NO FUE ASÍ.

Me dieron de alta y me mandaron para mi casa con una licencia médica por 90 días, prometiendo que durante ese tiempo conseguirían atención médica en Santiago, hoy es 02 de Marzo del 2016, y aquí estoy, en mi pieza, escribiendo este blog.

Como dije en un post anterior, cuando te enfermas en este país, lo que más debes tener es SALUD, pero SALUD MENTAL, para aguantar tanto atropello.

Cheers! ღ

Un Té con Pijamas™

Anuncios

❀ Gracias por leerme, deja tu opinión ❀

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s